EDIFICIOS DE OFICINAS

Clientes: EDIFICIOS DE OFICINAS

 

La distribución de consumos por término medio en esta tipología de edificios es de: Iluminación y equipos 40% / Calefacción 30% / Refrigeración 25%

Muchos de estos edificios tienen importantes posibilidades de mejora actuando de manera conjunta sobre la producción de energía útil y la demanda.

La incorporación de sistemas de producción de alta eficiencia son necesarios pero no suficientes para conseguir el mejor resultado. Actuaciones complementarias como actuaciones sobre los aislamientos, disminución del efecto de la radiación solar y ajuste final, suponen un impacto muy reducido en comparación con la disminución del consumo que pueden proporcionar.

Los edificios de oficinas son espacios muy cambiantes en cuanto al uso (cambio de usuarios) como en la distribución y compartimentación interna. Por tanto aparte de las consideraciones generales sobre la envolvente térmica, la disponibilidad de sistemas que permitan una gran flexibilidad, zonificación y modularidad son muy recomendables.

Simplemente una distribución eficiente del espacio de trabajo y aprovechamiento de la luz y ventilación natural puede proporcionar ahorros sensibles.

Sobre todo en los casos donde exista un único usuario las actuaciones sobre la demanda como parte de las políticas internas de la empresa pueden tener un gran impacto.

Todo lo expuesto requiere la puesta en marcha de un Proyecto de Eficiencia Energética que incluya:

•  Estudio y diagnostico mediante Auditoria Energética

•  Establecimiento de modelo de Gestión Energética

•  Puesta en marcha de Plan de Acción

•  Puesta en Servicio y explotación

La Certificación Energética puede convertirse en un elemento importante en la valoración de un activo sujeto a un mayor “dinamismo” en la transmisión de la propiedad, el uso o la gestión que otro tipo de edificios.