Clientes: HOTELES

 

El desafío de una eficiente gestión energética consiste en reducir los consumos sin que el cliente sufra ninguna disminución en su confort y servicios.

 

 

La gran diversidad en la tipología de establecimientos hoteleros hace aconsejable la comparación entre modelos (benchmarking) al poder ser muy cambiante la curva de demanda. Los ratios de consumo pueden establecerse tanto como comparación de consumos reales y consumos óptimos o comparando distintos hoteles de tipologías similares.

 

 

Entre las distintas variables mencionadas se pueden destacar:

•  Uso del hotel

•  Ubicación

•  Nivel de servicio

•  Categoría

•  Materiales y estado de conservación

•  Áreas públicas

•  Tamaño

Uno de los principales consumos está en el ACS. La producción centralizada con el aporte optimo de Energía Solar Térmica, en instalaciones con acumulación, circuito de recirculación equilibrado térmicamente de tal forma que asegure la disponibilidad de agua caliente a la temperatura de consumo de forma instantánea en cualquier punto de la red.

Combinando el uso de reductores / limitadores de caudal en las duchas con cabezales de alta eficiencia por efecto Venturi y economizadores (perlizadores) en los grifos se pueden obtener ahorros en el consumo de agua superiores al 50%.

Las principales actuaciones sobre la demanda se basan en campañas de sensibilización al usuario.

No se debe pasar por alto el impacto de imagen que todas estas medidas tienen en la reputación de la Empresa Hotelera y en la percepción de eficiencia y calidad por parte del usuario.